El 6 de agosto de 1978,  el Papa Pablo VI fallecía en Roma, tras 15 años de Pontificado. Ayer, en el Ángelus del domingo, el Papa Francisco dedicó unas palabras en memoria de este Beato que será canonizado el próximo 14 de octubre, en la Plaza de San Pedro, durante el Sínodo de los Obispos dedicado a los jóvenes.

«Hace cuarenta años, el Beato Papa Pablo VI vivía sus últimas horas en esta tierra. Lo recordamos con mucha veneración y gratitud, esperando su canonización, el próximo 14 de octubre. Que él desde el cielo interceda por la Iglesia y por la paz en el mundo», dijo el Santo Padre pidiendo a los miles de peregrinos que saludaran con un aplaudo a este “Papa de la modernidad”.

Fue el Papa Montini quien concluyó el Concilio Vaticano II, en cuya última sesión pública dijo: “Este Concilio consigna a la historia la imagen de la Iglesia católica representada en esta sala, llena de pastores que profesan la misma fe, que emanan la misma caridad, que están asociados en la misma comunión de oración, disciplina y actividad, y -lo que es maravilloso- que todos desean una cosa: ofrecerse a sí mismos, como Cristo nuestro Maestro y Señor, por la vida de la Iglesia y la salvación del mundo”.