El padre David Tanko murió en manos de desconocidos en Takum, en el estado de Taraba, mientras se encontraba en una “misión de paz” en la zona. Es el tercer sacerdote asesinado en Nigeria este año y el décimo primero en Africa en 2019.