FESTIVAL DE MÚSICA ANTIGUA – SEVILLA

  – Juana de Arco sigue siendo la gloria más pura de la historia de Francia, hasta el punto de que su acción y su martirio dieron a sus contemporáneos el sentido de lo patriótico. Numerosos autores se inspiraron en “la doncella de Orléans” para la creación de obras literarias: Schiller, Péguy, G.B.Shaw, Anouilh,  Claudel –este último con el oratorio “Juana en la hoguera”, con música de Honneger.

Tal como relatan las excelentes notas al programa, el “reestreno” del filme La pasión de Juana de Arco (1928), del danés Carl Theodor Dreyer, en donde la protagonista –la actriz María Falconetti- convierte su cara en una segunda pantalla en la que proyectamos nuestra propia incomodidad psíquica, provoca una sensación de claustrofobia inevitable.

orlando_consortLa ‘banda sonora’ –, el Orlando Consort- que tiene una relación tangencial con la escena- está representada por compositores de los primeros años del siglo XV: Dufay, Binchois, Grossin, Billart … que posiblemente habría escuchado Jeanne en su asidua asistencia y peregrinar por numerosos templos del país. El Orlando Consort, formado en el Centro de Música Antigua de Gran Bretaña está  considerado como uno de los conjuntos vocales más importantes de Europa, y su  colaboración a modo de ‘banda sonora’ del filme confiere a éste una originalidad innegable, sobre todo en su empeño de proporcionar a cada escena un matiz diferenciado que lo aleje de la monotonía inevitable. La sesión –más próxima a la ascética que a la estética- mostró altibajos vocales, en particular, el contratenor Venner y el bajo, Robert MacDonald, si bien, la conjunción de música y escena no pareció resentirse en exceso de la inevitable densidad de la proyección.

Miguel Fernández de los Ronderos