Resumen de la conferencia del Doctor Carlos Antonio Infantes Halcón, en la apertura de curso de la Real Academia de Cirugía de Sevilla –  febrero 2019

 – En 50 años hemos pasado del nacimiento de una especialidad a su dilución en disciplinas menos agresivas y de mejores resultados. La reparación de la válvula mitral a corazón latiendo en el año 1945 es el hito que marca el comienzo de la cirugía cardiaca. La máquina de circulación extracorpórea (CEC), marca el: segundo punto de inflexión en el desarrollo, de la cirugía cardiovascular.

Estos dos hitos mencionados, permiten el esplendor a través del tercer hito: en el año 1967 René Favaloro en la Cleveland Clinic puso las bases de la cirugía coronaria moderna.

El cuarto hito ha sido sin duda alguna la puesta en marcha del trasplante cardiaco completo, que corre paralelo en el tiempo con la cirugía coronaria antes mencionada. Es evidente, que el máximo interés en la investigación de este tratamiento se la debemos a la Universidad de Stanford.

Pero el futuro de la cirugía cardiaca está en la formación, que paulatinamente se deteriora vaciándose de contenido.

Coincidiendo con el desarrollo de la cirugía cardiovascular en los años 70 se pone brillantemente en marcha el concepto de la formación quirúrgica y médica en general a través del sistema MIR, que tantos éxitos ha proporcionado a nuestra formación desde el punto de vista técnico.

El sistema MIR se controla a nivel Nacional y los mejores estudiantes son los que obtienen, lógicamente, las mejores posiciones. Pero año tras año se deteriora la formación continua con un razonamiento perverso: Si tengo una plaza de una especialidad que prácticamente me asegura permanecer como profesional del Sistema Sanitario Público de por vida, ¿Para qué voy a hacer un esfuerzo de competitividad, de publicaciones, de tesis doctoral, de aprendizajes de nuevos idiomas, de salir al extranjero, de organizar reuniones profesionales, etc.?

Y sobre esto, además, padecemos el mal endémico de nuestra sociedad: la endogamia con sus desventajas: Disminuye la posibilidad de contratar los mejores profesionales disponibles; Tiene tendencia a perpetuar los defectos intrínsecos de los servicios, desperdicia el aporte de nuevas ideas y el estímulo para el cambio y el progreso y a menudo premia en exceso el concepto de la promoción interna y la antigüedad

FUTURO

CIRUGÍA ENDOVASCULAR, TRASPLANTES CON ÓRGANOS CLONADOS

La cirugía endovascular, siempre apoyada en la tecnología, está permitiendo ya solucionar un porcentaje importantísimo de problemas de la aorta torácica y abdominal, que hasta hace muy poco tiempo eran prohibitivas por su altísimo riesgo y complejidad.

El gran futuro de la patología cardiaca no va a estar en mano de los cirujanos, ya que se centrará en el tratamiento de las arritmias, la prevención de la arteriosclerosis y el tratamiento por vía endovascular de las afecciones coronarias y de grandes arterias.

Basándonos en este mismo concepto de progresión de la tecnología, las investigaciones que se vienen haciendo, van a desembocar indefectiblemente en la colocación de los órganos clonados de pacientes que padeciendo una enfermedad puedan beneficiarse de la utilización de piezas autólogas.

A los profesionales solo se nos pide que nos mantengamos al día y tengamos flexibilidad para ir a la velocidad que la sociedad demanda.

Los inconvenientes del costo de materiales en I+D+I, así como la adaptación de los hospitales, son el peaje que soporta un mundo que se debate en las contradicciones de miseria versus opulencia, condicionado por la falsa entelequia de esquivar algo tan digno como la muerte.