Los equipos de las Naciones Unidas ya se encuentran en el terreno también en Honduras, El Salvador y Guatemala

El poderoso huracán amenaza a cientos de miles de personas. Eta podría causar marejadas ciclónicas, inundaciones y deslizamientos de tierra potencialmente mortales, especialmente en las áreas costeras.

El huracán Eta tocó tierra este martes en Nicaragua, cerca de la frontera con Honduras, como una poderosa tormenta de categoría 4 que podría afectar a más de un millón de personas, incluidos casi 500.000 niños y adolescentes, alertó la ONU y sus agencias.

“Nuestros equipos ONU están en el terreno en Nicaragua, Honduras, El Salvador y Guatemala y están monitoreando activamente el desarrollo del huracán. Están en contacto con las autoridades nacionales y regionales”, informó el portavoz de las Naciones Unidas, Stéphane Dujarric, en su encuentro diario con la prensa.

Dujarric explicó que los equipos técnicos de emergencia en Nicaragua y Honduras están trabajando para identificar los recursos disponibles y apoyar la respuesta al huracán por pedido de ambos gobiernos.

Eta podría causar marejadas ciclónicas, inundaciones y deslizamientos de tierra potencialmente mortales, especialmente en las áreas costeras vulnerables.

“Hay unas 70.000 personas en áreas sobre la trayectoria del huracán que estarán expuestas a fuertes vientos. Se espera que también afecte partes de Guatemala, el Salvador y Belice con lluvias torrenciales”, agregó el portavoz.