La Oficina para los Derechos Humanos ha instado a las autoridades “a que detengan los ataques contra la Asamblea Nacional”. La Unión Interparlamentaria también ha mostrado su preocupación por la detención de Zambrano al que el Gobierno acusa de conspiración, rebelión y traición.

La Oficina de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos ha pedido la liberación inmediata de Édgar Zambrano, el primer vicepresidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, que fue arrestado este miércoles.

“Instamos a las autoridades a que detengan los ataques contra la Asamblea Nacional y sus miembros”, ha dicho en su cuenta de Twitter la Oficina que dirige Michelle Bachelet.

El dirigente opositor fue despojado la semana pasada de su inmunidad parlamentaria junto a otros seis miembros de la Asamblea Nacional y es probable que otros tres corran la misma suerte.

Los 10 parlamentarios están acusados ​​de conspiración, rebelión y traición debido a su presunta participación en el vídeo donde el presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, reconocido como presidente interino por medio centenar de países, “pidió a los soldados y la familia militar” que le acompañen “en el marco de la Constitución y en el marco de la lucha no violenta”, según un comunicado emitido por la Unión Interparlamentaria. El Gobierno de Nicolás Maduro considera que se trató de un intento de golpe de Estado.

La Unión Interparlamentaria ha mostrado su preocupación por la detención de Zambrano.

La Unión Interparlamentaria “solo reconoce a la Asamblea Nacional como el parlamento elegido en Venezuela”. Según lo estipulado por la Constitución, dicen, “solo la Asamblea Nacional tiene la autoridad para eliminar la inmunidad parlamentaria y no la Asamblea Constituyente”.

La UIP hace un llamamiento a todas las partes en Venezuela para que respeten el estado de derecho y trabajen para encontrar soluciones. Creen que esto implica el pleno respeto de la independencia y la integridad de la Asamblea Nacional y la protección de los derechos de sus miembros.