El responsable de la ayuda humanitaria de la ONU ha liberado 100 millones de dólares del fondo de emergencias para llevar comida a miles de personas en países que sufren una epidemia de hambre.

Mark Lowcock advierte que, si no se actúa de inmediato, en los próximos meses puede haber una hambruna en partes de Burkina Faso, Nigeria, Sudán del Sur y Yemen. Sería la primera vez que se declara una hambruna desde 2017.

También se destinarán fondos a Etiopía, Afganistán y la República Democrática del Congo.