Aden

Destrucción tras bombardeos en Aden, Yemen. Foto: PMA/Ammar Bamatraf

El Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon, afirmó este lunes que la impunidad ha agravado el sufrimiento de la población civil en Yemen e instó a que las partes rindan cuentas por los atropellos que han cometido en el conflicto que asola a ese país.
En declaraciones a la prensa, Ban Ki-moon se refirió nuevamente al bombardeo del sábado pasado a un reciento funerario, que dejó más de 140 muertos, como un acto reprobable.
“Los ataque aéreos de la coalición liderada por Arabia Saudita ya han causado masacres inmensas y destruido gran parte de las instalaciones médicas y otra infraestructura civil de importancia vital. Los informes iniciales del sitio indican que este también ha sido un ataque de la coalición”, apuntó.

Ban aseveró que está ocurriendo una catástrofe frente a los ojos del mundo y consideró que las partes del conflicto no pueden eludir sus responsabilidades.
Advirtió que los crímenes cometidos por todas las partes van en aumento y pidió investigaciones creíbles de todas las atrocidades perpetradas durante la guerra.
Ban se sumó al pedido del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos a que se forme un equipo internacional independiente que indague ampliamente las denuncias de violaciones de las leyes internacionales humanitarias y de derechos humanos.
En este renglón, urgió al Consejo de Derechos Humanos a establecer dicho grupo investigador.

Por otra parte, citó la necesidad imperiosa de ayuda humanitaria de más de 20 millones de yemenitas y conminó a la comunidad internacional a incrementar su apoyo, informando que la ONU ha recibido apenas la mitad de los fondos que solicitó para esas tareas.
Finalmente, reiteró que la ayuda humanitaria no sustituye la acción política y llamó a un cese inmediato de las hostilidades y a la reanudación de las negociaciones para poner fin al conflicto.