El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas ha expresado su “profunda preocupación” por el constante deterioro de la situación humanitaria en el país árabe, donde el 65% de la población no tiene garantizada la comida, y las limitaciones a la entrega de ayuda humanitaria. En el aspecto político, este órgano respalda al enviado especial del Secretario General, Martin Griffiths, cuestionado por una de las partes en conflicto.

Ese deterioro incluye un repunte del cólera con más de 340.000 casos desde principios de este año y el aumento en un 18 por ciento del número de personas que no tienen  acceso regular a  alimentos, lo que eleva el número a 20 millones, un 65% de la población.

El Consejo de Seguridad también observa con inquietud las restricciones que las partes imponen a la distribución de la ayuda humanitaria por lo que exige “que eliminen los impedimentos burocráticos” impuestos al personal humanitario y los suministros de artículos básicos como comida y combustible, así como asegurar el funcionamiento efectivo y sostenido de todos los puertos de acceso al país.

El órgano encargado de velar por la paz y la seguridad internacional toma nota del aumento del ritmo y la escala de la ayuda humanitaria, pero le preocupa los informes acerca del progresivo agotamiento del dinero que dispone la ONU para mantener esa asistencia vital.

Apoyo al enviado especial

En el mismo comunicado, el Consejo expresa su apoyo al enviado del Secretario General, Martin Griffiths y pide a todas las partes que se comprometan a trabajar con él de manera constructiva y continua.

La declaración de apoyo se produjo después de una reunión entre el presidente yemení Abedrabbo Mansour Hadi, celebrada en Riad, capital de Arabia Saudita, y la responsable de Asuntos Políticos, Rosemary DiCarlo, sobre el trabajo de Griffiths para el cumplimiento del llamado Acuerdo de Estocolmo, firmado entre Hadi y los grupos de oposición hutíes en la capital sueca en diciembre pasado. Según informaciones de prensa, Hadi ha acusado a Griffiths de inclinarse hacia los grupos hutíes. “Los miembros del Consejo de Seguridad elogian los esfuerzos del enviado especial para apoyar a las partes a cumplir el Acuerdo de Estocolmo y promover una solución política en Yemen”, señala el comunicado.