La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) solicitó esta semana 75 millones de dólares a la comunidad internacional para cubrir las necesidades de los congoleños desplazados y de las comunidades que los acogen en las provincias de Kivu del Norte y Kivu del Sur, Tanganyika y Kasai.

La situación humanitaria en la República Democrática del Congo se deterioró notablemente durante el año pasado debido a la escalada de conflictos y la inseguridad generalizada, indicó en conferencia de prensa en Ginebra, Jean-Philippe Chauzy, el jefe de la misión de la OIM en ese país.
“A día de hoy, la República democrática del Congo es el país africano que acoge al mayor número de desplazados internos. De acuerdo a la Oficina de coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU, y al plan de respuesta humanitaria, 13,1 millones de personas necesitarán ayuda humanitaria durante este año.”, dijo.
De igual modo, indicó que más de 4 millones de niños menores de 5 años corren el riesgo de sufrir desnutrición aguda.

Asimismo, tres organismos de Naciones Unidas -la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), el UNICEF y el Programa Mundial de Alimentos (PMA) advirtieron que se está acabando el tiempo para salvar cientos de miles de vidas en la nación africana.

South_Sudan_UNICEF_UN015659

Por su parte, la directora ejecutiva del Fondo de la ONU para la Infancia UNICEF detalló este viernes la precaria situación de los niños en Sudán del Sur, tras una visita de dos días al país africano. Foto: UNICEF / Prinsloo

Henrietta H. Fore fue testigo directo de las consecuencias que los cuatro años de conflicto ha producido en los niños dejándolos “enfermos, hambrientos y al borde de la muerte”.
“Estamos en la estación seca, lo que significa que es cuando hay menos comida. Debido a la violencia, muchos campesinos huyeron de sus aldeas y granjas. Tienen miedo de plantar y cosechar y a consecuencia de ello hay menos comida disponible. Durante esta temporada anticipamos que podríamos perder un cuarto de millón de niños.”
Fore manifestó la importancia de poder acceder a esas aldeas entre enero y julio, y la de obtener financiación inmediata, para conseguir comida para la gente.