El Gobierno de Yemen y los rebeldes hutíes llegaron a un acuerdo en Estocolmo en diciembre para un alto el fuego y la retirada de tropas de la ciudad porturaria de Hodeida, la vía de entrada de comida, medicinas y combustible para millones de yemeníes. La tregua se ha mantenido, pero la retirada de fuerzas aún no se ha completado.

Según un informe de la agencia de Desarrollo de Naciones Unidas, “Más de 230.000 personas habrán muerto en Yemen a finales de 2019 si el conflicto continúa”. Concretamente, unas 102.000 personas habrán perdido la vida directamente por los combates y otras 131.000 por enfermedades y desnutrición.

La investigación cifra en 89.000 millones de dólares el coste económico de la guerra, que hará que el país retroceda décadas en desarrollo.

Foto: OCHA / Matteo Minasi