También aclara que la nueva cepa de COVID-19 identificada en el Reino Unido no es la misma que la que se ha descubierto en Sudáfrica

La Organización Mundial de la Salud (OMS) dijo este lunes (21.12.2020) que no hay ninguna evidencia de que la nueva cepa o variante del coronavirus identificada en el Reino Unido cause una infección más grave o afecte a la eficacia de los test de diagnóstico y vacunas disponibles.

Los responsables británicos han informado a la OMS de que “no creen que esto tenga algún impacto en la vacuna”, dijo la responsable de la célula técnica anti-COVID en la organización, Maria Van Kerkhove, en una conferencia de prensa en Ginebra.

En cambio, la experta confirmó que la nueva cepa se transmitiría más fácilmente, lo que explica que en el Reino Unido la tasa de reproducción del virus (cuántas personas son contaminadas por cada infectado) haya pasado de 1,1 a 1,5 coincidiendo con la propagación de esta variante. Van Kerkhove también aclaró que la nueva variante del coronavirus identificada en el Reino Unido no es la misma que la que se ha descubierto en Sudáfrica. La confusión se originó en el hecho de que las dos cepas se identificaron casi simultáneamente.