Con la inclusión en el listado de emergencia, se pone en marcha el proceso de compras de las vacunas de AstraZeneca que distribuirán UNICEF y la OPS en nombre de COVAX

La Organización Mundial de la Salud (OMS) aprobó este lunes dos versiones de la vacuna contra el COVID-19 de AstraZeneca/Oxford para uso de emergencia, dando luz verde para que estas vacunas se implementen a nivel mundial a través del mecanismo COVAX. Las vacunas son producidas por AstraZeneca-SKBio en Corea del Sur y el Serum Institute de India.

“Aunque ambas compañías están produciendo la misma vacuna, debido a que se fabrican en diferentes plantas de producción, requerían revisiones y aprobaciones separadas”, explicó el director de la Organización este lunes. Tedros Adhanom Gebreyesus agregó que el Listado de uso de emergencia evalúa la calidad, seguridad y eficacia de las vacunas COVID-19 y es un requisito previo para el suministro de vacunas de las instalaciones COVAX. También permite a los países acelerar su propia aprobación regulatoria para importar y administrar vacunas.

La vacuna de Oxford tiene importantes ventajas para los países en desarrollo ya que es más fácil de gestionar y se puede conservar a temperaturas de refrigeración habituales de entre 2 y 8 grados Celsius.

“Los países que hasta la fecha no tienen acceso a las vacunas finalmente podrán comenzar a inmunizar a sus trabajadores de salud y a las poblaciones en riesgo, contribuyendo al objetivo del Centro COVAX de distribución equitativa de vacunas”, añadió en un comunicado la doctora Mariângela Simão, directora general adjunta para el Acceso a Medicinas y Vacunas de la agencia de la ONU.

Simao aseguró que se debe mantener la presión para satisfacer las necesidades de las poblaciones prioritarias en todas partes y facilitar el acceso global.

“Para hacer eso, necesitamos dos cosas: una ampliación de la capacidad de fabricación y la presentación temprana de las vacunas por parte de los desarrolladores para la revisión de la OMS”, agregó.