95 minutos ha durado el encuentro en Nueva York entre El presidente de Estados Unidos, Barack Obama y su homólogo ruso, Vladímir Putin. Los mandatarios, que mantenían su primera reunión formal en dos años, han certificado ante la ONU sus diferencias sobre cómo afrontar el conflicto en Siria;  han coincidido en la necesidad de luchar contra el terrorismo, pero discrepan sobre el papel que debe jugar el presidente sirio Bachar al Asad.

Obama-y-PutinAmbos dirigentes se han mostrado a favor de buscar una “solución política”, pero no se han puesto de acuerdo sobre cómo ha de ser el proceso, ha informado una fuente del Gobierno estadounidense, citada por Reuters.

Tras la entrevista, Putin ha asegurado que el envío de tropas de tierra rusas no está en los planes: “La conversación que hemos tenido ha sido constructiva y fructífera. Hemos coincidido en muchos puntos aunque mantenemos algunas diferencias. En todo caso, me ha quedado claro que es posible que trabajemos juntos en una problemática común”, ha declarado.

 

Sin embargo, no ha descartado que su país pueda sumarse a los ataques que lidera EE.UU. contra posiciones del DAESH. Aunque ha recordado que actualmente estos bombardeos son ilegales dado que no están amparados por la ONU.

Horas antes, el presidente ruso propuso ante la Asamblea General de la ONU -donde ha regresado después de diez años de ausencia- la creación de una “amplia coalición internacional” para luchar contra el terrorismo, similar a la que se creó para luchar contra Hitler, al tiempo que ha defendido que las naciones musulmanas deben tener un “papel clave” en esa iniciativa.

Después de escuchar a Obama afirmar ante la Asamblea que “está preparado para trabajar con todos los países, incluidos Rusia e Irán, para resolver el conflicto” en Siria, Putin recogió el guante.

“Debemos unir fuerzas para afrontar los problemas a los que nos enfrentamos todos”, afirmó el gobernante ruso. Además, fuentes diplomáticas han informado de que Moscú ha presentado un borrador de resolución sobre la lucha contra el DAESH.