En una visita a unos soldados en Maryland, el presidente estadounidense ha advertido a Moscú de que seguir apoyando a Bashar al Asad solo lleva a alargar el sufrimiento del pueblo sirio. Obama ha reiterado que la única solución pasa por la salida del líder alauí.

Moscú sigue siendo uno de los pocos aliados que le quedan al régimen sirio. Hace apenas unos días el Gobierno ruso hizo entrega de material militar y asesoramiento al régimen sirio. El ministro de Exteriores, Serguéi Lavrov, admitió que los aviones rusos que aterrizaron en Siria transportaban material militar.

Este viernes, el Kremlín pidió a la coalición internacional liderada por Estados Unidos que trabajara con Damasco para acabar con el autodenominado Estado Islámico.

 

(fuente: Euronews)