ObamaEn declaraciones desde la Casa Blanca, el presidente estadounidense aseguró que antes del final de su mandato, en enero de 2017, el número de militares descenderá de 9.800 a 8.400.

“Como presidente no permitiré que Afganistán se vuelva un refugio de los terroristas para que ataquen de nuevo a nuestra nación. Las misiones asignadas a nuestras fuerzas no van a cambiar, van a continuar apoyando a las tropas de este país para atacar a los terroristas.”

Una de las grandes apuestas en la política exterior y de seguridad de Obama fue el fin del conflicto afgano. Ahora, las tropas de Estados Unidos están centradas principalmente en la asistencia y entrenamiento de las fuerzas afganas y el apoyo a operaciones antiterroristas contra el grupo Estado Islámico y lo que queda de Al Qaeda.