En un discurso pronunciado en la Universidad Americana de Washington, el presidente estadounidense ha afirmado que el tratado alcanzado el pasado 14 de julio entre la comunidad internacional y el régimen iraní es la mejor de las opciones para la estabilidad en Oriente Medio: “Un Irán con armas atómicas sería mucho más peligroso para Israel, Estados Unidos y el mundo que un Irán que se beneficie del levantamiento de las sanciones”, … “si rechazamos este acuerdo, la única opción posible será el inicio de otra guerra”, ha dicho.

ObamaObama ha desgranado y criticado uno por uno los argumentos de quienes se oponen al pacto, que son los mismos, según el mandatario, que se esgrimieron para comenzar la guerra en Iraq. El inquilino de la Casa Blanca ha afirmado que entiende los recelos de Israel y ha recordado que nunca una administración estadounidense contribuyó tanto a la seguridad israelí como la suya.

Dirigiéndose al Congreso, donde domina la oposición republicana, Obama ha pedido que se dejen a un lado las posiciones partidistas y se tenga en cuenta el interés general del país, cuando se pronunciarán sobre el tratado en septiembre, en un debate que, según ha subrayado el presidente  estadounidense, será el más importante sobre una cuestión de política exterior desde la autorización de la guerra de Iraq en 2002.

En este sentido, Obama ha afirmado que los mismos legisladores que votaron en su día a favor de esa guerra se oponen ahora al acuerdo con Irán, y ha añadido que están “equivocados” al pensar que ha sido un “error histórico” pactar con Irán.