Busca formar una alianza con otras firmas tecnológicas

La firma vizcaína Nuuk Mobility Solutions -especializada el diseño y desarrollo de vehículos eléctricos ligeros- se ha puesto como meta para este año ser uno de los referentes nacionales en el diseño de pequeños vehículos eléctricos ofreciendo soluciones y alternativas fiables y eficientes para los actuales problemas de movilidad urbana y los cambios en el uso de los vehículos.

Para lograr este objetivo, Nuuk Mobility quiere impulsar una alianza transversal de firmas tecnológicos en la movilidad eléctrica ligera dado el gran conocimiento existente en España en el desarrollo de este tipo de vehículos, pero también en el desarrollo de infraestructuras u otros componentes.

 La idea es que este consorcio que apueste por soluciones de movilidad sostenibles y que ya ha empezado a tomar cuerpo en las últimas semanas, pueda optar a los fondos europeos NextGeneration EU, dentro de los planes de recuperación económica postCovid aprobados en las últimas semanas por la UE.

A esta alianza podrían incorporarse organizaciones nacionales tanto de componentes tecnológicos de alto valor añadido (como los elementos del tren de potencia) y tecnología eléctrica, como de infraestructuras inteligentes de carga, recambio, almacenamiento o intercambio de baterías u otras energías eficientes que se impulsen en el futuro (como por ejemplo el hidrógeno). Igualmente apuestan por incorporar a otras firmas vinculadas a aplicaciones o plataformas de conectividad de datos, servicios de geolocalización y/o mantenimiento.

La idea sería desarrollar entre todos los participantes -y con el apoyo de los fondos europeos- nuevas tipologías de vehículos ligeros, pero también nuevos servicios y soluciones de movilidad eléctrica adaptadas a las nuevas necesidades de los usuarios y los consumidores, como vehículos ligeros dirigidos a la logística o la distribución en entornos urbanos entre otros ejemplos.

Nuevos usos de la movilidad urbana

Los responsables de Nuuk consideran que las nuevas formas de uso de los vehículos, no basadas en opciones de compra como hasta ahora, ofrecen a los consumidores/usuarios una nueva forma de acceder a un sistema novedoso, pero muy sencillo en cuanto su uso. Se apuesta además, por generar nuevos tipos de vehículos y/o servicios adaptados a las nuevas necesidades permitiendo de esta manera generar valor a las empresas.

En su opinión se hace necesario ‘democratizar’ el vehículo ligero eléctrico tanto en su adquisición como en su uso, con una potente red global de mantenimiento profesional posterior. Se trataría de dar respuestas ágiles y sencillas para además de contribuir a la descarbonización urbana por el uso de propulsión limpia, se contribuya a través de un uso más lógico e inteligente.

En el campo de la carga eléctrica, la alianza que busca Nuuk Mobiltiy debería apostar por organizar una red nacional de carga e intercambio de baterías plural accesible y eficiente. Es decir, que las infraestructuras sean capaces de dar la cobertura adecuada a las futuras necesidades de movimiento.

A juicio de la directora adjunta de Nuuk Mobiltiy, Ixone Busturia Malet, el sistema eléctrico podría competir con las soluciones de movilidad de combustión tradicional en entornos urbanos/interurbanos. “En la medida que la red de carga sea sencilla y accesible para el usuario, su implantación generalizada será exitosa, dando pie así a la entrada de posibles inversores en dicha red”, explica esta responsable.

Esta responsable apunta las propuestas vinculadas a la economía circular van a ser otro elemento dinamizador en la nueva etapa económica PostCovid que está a punto de iniciarse. El objetivo es lograr una mayor eficiencia en toda la cadena de valor de la automoción.

Ixone Busturia hace hincapié en este sentido en la necesidad de seguir reduciendo materiales para la fabricación de los vehículos, aumentando la eficiencia en toda la cadena de valor, reutilizándolos o reciclándolos (por ejemplo, dando una segunda vida a las baterías de estos vehículos) o, o incluso revalorizando mediante la gestión de los residuos o de los materiales para la fabricación de los coches.