Los medios locales informan de múltiples detenciones en distintos puntos de la ciudad

Un domingo más, decenas de miles de bielorrusos salieron a las calles de la capital, Minsk, para exigir la dimisión de su presidente. Las protestas se sucedieron también en otras ciudades del país, justo cuatro semanas después de unas elecciones que muchos tachan de fraudulentas.

La llamada ‘Marcha de la Unidad’ de Minsk ha estado marcada por las fuertes medidas de seguridad impuestas por la policía. Los agentes han bloqueado los accesos a algunas de las principales avenidas de la ciudad y han acordonado la ya emblemática Plaza de la Independencia.