El Consejo de Ministros ha autorizado la celebración de un contrato de servicios de telecomunicaciones en la Administración General del Estado (AGE), que constituye la primera fase del proceso de consolidación de dichos servicios. La medida supondrá un ahorro estimado de 40 millones de euros, es decir, un 15% menos de gasto que hasta la fecha.

La vicepresidenta ha destacado que el objeto de la medida es “el establecimiento de una red de telecomunicaciones integral, actualizada, que garantice una comunicación de calidad entre las sedes y los empleados de la AGE”.

En este sentido, ha recordado que en la actualidad existen tres niveles en las comunicaciones del sector público: la red central, la red provincial, y la red internacional. “Lo que se quiere con este contrato es que haya una red única”, ha recalcado.

Sáenz de Santamaría ha explicado que la red que se contratará será compartida por 12 ministerios y 52 organismos públicos. Dará servicio a más de 2.800 sedes en territorio nacional y en torno a 470 sedes ubicadas en 125 países y que cuentan con cerca de 125.000 usuarios internos.

Los ministerios, centros directivos, órganos y organismos del sector público se irán incorporando al contrato de forma gradual a medida que finalicen sus contratos vigentes.