Nueve carreteras catalanas permanecen cortadas al tráfico de vehículos, así como las líneas R1 y R2 de Rodalies de Cataluña debido al temporal de lluvia y viento que ha afectado a la región desde la tarde de este domingo hasta este lunes.

Según informa el Servei Català de Trànsit (SCT), las principales vías cortadas son la C-17 en la Garriga (Barcelona) y Ripoll (Girona); la C-35 en Massanes (Girona), y la C-38 en Camprodon (Girona).

Asimismo, también están cortadas las carreteras gerundenses Gi-544 en Espinelves; Gi-552 en Arbúcies, y la Gir-555 en Riudarenes, así como la B-431 en Oristà (Barcelona); la BP-1431 en la Garriga, y la N-260 en Ribes de Freser (Girona).

En cuanto a las Rodalies de Cataluña, las líneas R1 y R2 sufren cortes en su servicio ocasionados por la caída de árboles debido al temporal de lluvia y viento que afecta a la comunidad.

Según la predicción de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), Barcelona, Girona y Lleida tienen avisos de color naranja por lluvias y tormentas y amarillos por oleaje y Lleida.

Pero no serán las únicas provincias en alerta. Otras 13 provincias también lo están por riesgo de lluvias, tormentas, viento y oleaje que afectarán sobre todo al noreste peninsular y Baleares. También tienen avisos naranjas por fuertes lluvias Huesca, Mallorca y Menorca.

Las lluvias pondrán en aviso por riesgo a Cádiz, Zaragoza, Navarra e Ibiza y Formentera, esta última también en riesgo por tormentas. Asimismo, se ha decretado aviso de nivel amarillo por riesgo de fuerte oleaje en Almería, Granada, Tarragona, Melilla, Pontevedra y A Coruña. Esta última también estará en riesgo por viento.