Tras la aprobación de la nueva Ley de Seguridad china, el Gobierno neozelandés desconfía de la independencia del sistema de justicia criminal de la excolonia británica.