Cerca de un centenar de ballenas piloto o calderones quedaron varados en las playas de las islas Chatam, un alejado archipiélago situado a unos 500 km al este de la isla del Sur, en Nueva Zelanda,  lo que complicó las operaciones de salvamento, anunció este miércoles (25.11.2020) el ministerio de biodiversidad.