El australiano Brenton Tarrant fue acusado de terrorismo y asesinato de 51 personas y de tentativa en 40 casos. El atentado racista fue perpetrado en dos mezquitas a mediados de marzo en la ciudad de Christchurch.