La junta militar de Birmania (Myanmar) acometió una nueva ola de detenciones contra políticos electos, entre ellos figuras próximas a la depuesta jefa de gobierno y premio Nobel de la paz Aung San Suu Kyi.