Cientos de manifestantes bloquean la sede de la Policía en Hong Kong para exigir la retirada del proyecto de ley que permitirá extraditar a los condenados a China. Los manifestantes, en su mayoría jóvenes estudiantes vestidos de negro, exigen la dimisión de la jefa del Ejecutivo, Carrie Lam, a la que habían dado hasta este jueves para retirar el proyecto.

Entre los manifestantes se encuentra Joshua Wong, uno de los líderes de la “Revuelta de los paraguas” de 2014, recientemente liberado de la cárcel.

De momento, la Policía no ha tomado ninguna medida para desalojar a los manifestantes y solo se ha dirigido a ellos para pedirles que se disuelvan porque ponen en peligro la salida de vehículos de emergencias.

Las manifestaciones de este viernes han comenzado frente al Parlamento y algunos activistas han intentado cortar el tráfico en el distrito financiero. También se han concentrado dentro y fuera del edificio que alberga la sede de la Hacienda hongkonesa.