El titular de la Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), Mark Lowcock estuvo en Yemen desde el 29 de noviembre y al terminar su misión este sábado advirtió que el país está a un paso de una grave catástrofe.

No obstante, señaló sentirse alentado tras sus reuniones con funcionarios del gobierno de Yemen en Adén, reconocido por la comunidad internacional, y con las autoridades de facto en Sana´a, ya que ambas partes expresaron su apoyo a las operaciones de socorro.

Según cifras de la ONU, el 75% de la población del país necesita ayuda humanitaria y unos 2,3 millones han debido desplazarse debido a la violencia. Sólo de junio a la fecha, más de 500.000 yemenitas huyeron de los enfrentamientos en la ciudad de Hudaydah, donde se localiza el principal puerto de entrada de asistencia humanitaria.