La automovilística Nissan ha planteado a los sindicatos de la planta de Barcelona la necesidad de realizar un ajuste de la plantilla de entre 400 a 500 empleos dentro de un plan de competitividad para relanzar la fábrica, inmersa en un largo período de baja producción.