La policía de Nigeria ha liberado a más de 300 personas, en su mayoría niños, maltratados y encadenados por los tobillos en una supuesta escuela coránica en el estado norteño de Kaduna

Según fuentes policiales, algunos han declarado que sufrieron abusos sexuales y torturas, al tiempo que eran obligados a recitar el Corán.

“Este lugar no es un centro de rehabilitación o una escuela islámica… pueden verlo ustedes mismos. Niños pequeños, algunos traídos de países vecinos como Burkina Faso, Mali, Ghana… Y niños venidos de todo el país… algunos incluso estaban encadenados. Fueron utilizados, deshumanizados, pueden verlo por ustedes mismos”, ha declarado Ali Janga, jefe de la Policía del estado de Kaduna.

De momento, ocho personas han sido detenidas. El propietario de esta supuesta escuela ha rechazado las acusaciones, asegurando que su única actividad era la enseñanza del islam.

Las autoridades de Kaduna tratan ahora de contactar con las familias de las víctimas.