La Fiscalía de Nicaragua había acusado a los opositores Medardo Mairena y Pedro Mena, quienes participaron en las protestas contra Daniel Ortega, de “terrorismo” y otros delitos más.