El Gobierno de Nicaragua ha autorizado a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) a realizar una visita de trabajo para observar la situación de los derechos humanos en el país, sumido en una crisis que se ha cobrado la vida de al menos 54 personas en multitudinarias manifestaciones a favor y en contra del presidente del Ejecutivo Daniel Ortega.

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, ha publicado en su cuenta de Twitter la carta remitida este domingo por el Ministerio de Relaciones Exteriores de Nicaragua, en la que acepta la petición de la CIDH de hacer una visita al país para entrevistarse con miembros del Gobierno y la sociedad civil.

El pasado viernes, el presidente de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN), Leopoldo Brenes, condicionó la convocatoria de la mesa de diálogo nacional al cumplimiento de una serie de “premisas ineludibles” por parte del Gobierno y le instó a “dar signos creíbles de su voluntad de diálogo y paz” antes de este lunes al mediodía.

Una de las principales condiciones solicitadas por la Iglesia era “permitir en el menor tiempo posible el ingreso de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para investigar y aclarar las muertes, y las desapariciones de nicaragüenses”, además de otros requerimientos como el cese de la represión o la supresión de los cuerpos paramilitares.