Con un 90% del voto escrutado, el Likud gana las elecciones

Con un escrutinio del 90% y una participación mayor que en las dos pasadas convocatorias (71%), el partido de Benjamín Netanyahu, el Likud, encabeza el recuento de votos en Israel con un total de 36 asientos de los 120 escaños que forman el Parlamento -la Kneset-, frente a su opositor, el partido Azul y Blanco, de Beny Gantz, que suma 32.

De esta forma, y sumado a sus socios de la ultraderecha y ultraortodoxos (Yamina, Shas y Judaísmo Unido de la Torá), el partido de Netanyahu alcanzan los 59 diputados, a dos de la mayoría simple necesaria para formar gobierno.

En tercer lugar se sitúa Lista Unida, una alianza de partidos mayoritariamente árabes, que obtendría alrededor de 15 escaños, a la que sigue a una distancia reseñable el partido de extrema derecha representado por el exministro Avigdor Lieberman y los partidos de izquierda.

Estas son las terceras elecciones a lo largo del último año en Israel. Así, el pasado mes abril de 2019, las diferentes formaciones sumaron 60 escaños, pero al no poder sumar ninguno votos suficientes para gobernar, la Kneset se disolvió y se celebraron nuevos comicios en septiembre, con un resultado similar.