Irán es “la mayor amenaza para el mundo, no sólo para Israel y Oriente Medio” y, una vez que tenga un arma nuclear, será más difícil detenerlo, ha avisado el presidente israelí, Benjamín Netanyahu, en la Conferencia de Seguridad de Múnich (MSC), foro clave en la agenda de la política internacional, donde dijo asimismo que la actitud de Teherán está acercando a Israel al mundo árabe.

Durante su intervención, en la que ha mostrado el supuesto pedazo del dron iraní derribado, ha advertido del riesgo de tratar de apaciguar a Irán, un régimen que, a su juicio, sigue tratando de adquirir capacidades nucleares y cambiar el “statu quo” en Oriente Medio.