El país asiático había cancelado en marzo todas las expediciones a la montaña más alta del mundo a causa del nuevo coronavirus.