En términos interanuales, el crecimiento fue del -4,1%, 5,9 puntos inferior a la del cuarto trimestre de 2019

El Instituto Nacional de Estadística (INE) ha confirmado este martes que el Producto Interior Bruto (PIB) generado por la economía española, medido en términos de volumen encadenado con referencia en el año 2015, registró una variación intertrimestral del -5,2% en el primer trimestre, una tasa 5,6 puntos inferior a la estimada para el cuarto trimestre de 2019.

En términos interanuales, el crecimiento del PIB fue del -4,1%, tasa 5,9 puntos inferior a la del cuarto trimestre de 2019.

La contribución de la demanda nacional a la variación interanual del PIB fue de -3,7 puntos, 5,0 puntos inferior a la del cuarto trimestre. Por su parte, la demanda externa presentó una aportación de -0,4 puntos, nueve décimas menos que en el trimestre anterior.

En lo que respecta a la demanda nacional, el gasto de consumo final de los hogares fue el que presentó una aportación más negativa, con -3,3 puntos porcentuales, seguido de la formación bruta de capital, con -1,1. La evolución de dichos agregados se vio compensada, en parte, por una aportación positiva (de 0,7 puntos) del gasto de consumo final de las administraciones públicas.

Por parte de la demanda externa, las exportaciones de bienes y servicios aportaron -2,1 puntos a la evolución interanual del PIB, contribución negativa que se vio compensada, en parte, por la aportación positiva de las importaciones de bienes y servicios (de 1,8 puntos).

El empleo de la economía, en términos de horas trabajadas, registró una variación intertrimestral del -5,0%, una tasa de menor magnitud en el caso de los puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo (del -1,9%, lo que supone 2,8 puntos menos que en el cuarto trimestre) debido a la reducción que se observa en la jornadas medias a tiempo completo (-3,1%).

En términos interanuales, las horas trabajadas decrecieron un 4,2%, tasa 5,6 puntos inferior a la del cuarto trimestre de 2019. Por su parte, los puestos equivalentes a tiempo completo presentaron una variación del -0,6%, 2,6 puntos menos que en el cuarto trimestre, lo que supone un descenso de 102 mil puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo en un año.

La renta nacional bruta y la renta nacional disponible bruta varían un -4,7% y un -4,9%, respectivamente, respecto al trimestre anterior. En relación al primer trimestre de 2019, la renta nacional y la renta nacional disponible decrecieron un 2,2%.

El INE recuerda que la situación provocada por la COVID-19 puede hacer que el análisis de ciertas variables “sea más relevante que en momentos anteriores”. “Este es el caso de las horas efectivamente trabajadas en la medición de la evolución del empleo. Se considera que esta variable, frente a los puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo, es la que refleja de manera más clara los efectos inducidos en el empleo por el brote de la COVID-19 y las sucesivas medidas adoptadas. Los puestos de trabajo equivalentes se ven afectados tanto por la variación de las horas trabajadas como de la jornada media, por lo que su interpretación en esta situación excepcional resulta menos directa”.