El próximo 6 de marzo la Tabla Periódica de los Elementos cumplirá 150 años, y la ONU ha proclamado 2019 Año Internacional de la Tabla Periódica de Elementos Químicos. 

La revista Nature ha querido celebrar en su sitio web a las mujeres que han contribuido al descubrimiento de numerosos elementos, como Lise Meitner, Ida Noddack, Marie Curie. Antes y después del químico ruso Dmitrij Mendeleev, quien dio el nombre a la Tabla de Elementos, hay numerosas mujeres que han contribuido a enriquecer la lista de elementos conocidos.

A diferencia de Marie Curie, cuyo descubrimiento de la radio y el polonio le valieron dos premios Nobel, las historias de otros investigadores son menos conocidas y difíciles de reconstruir. Existe, por ejemplo, Julia Lermontova que, instada por Mendeleev, refinó técnicas cruciales para estudiar y ordenar los elementos: la única evidencia de su trabajo está oculta en los archivos de Mendeleev.

Incluso Lise Meitner trabajó en la sombra: en Berlín, entre 1917 y 1818, descubrió el elemento 91 junto con Otto Hahn, pero realizó su investigación en el sótano y no recibió ningún pago. Ida Noddack descubrió un nuevo elemento, el renio, con su esposo Walter Noddack, pero trabajando de por vida como invitada en su laboratorio.

Afortunadamente, también hay excepciones, como la francesa Marguerite Perey, que descubrió la francia en 1939 y en 1962 se convirtió en la primera mujer miembro de la Academia de Ciencias de Francia.