Japón celebró con actos solemnes y rituales sintoístas este martes (22.10.2019) el ascenso del emperador Naruhito al Trono de Crisantemo

En la proclamación oficial del emperador Naruhito de Japón, el nuevo ocupante del trono del Crisantemo se ha comprometido a respetar la Constitución y cumplir con todas las responsabilidades de sus funciones, en una breve intervención. Naruhito pronunció el mensaje en una ceremonia realizada en una pequeña sala del palacio imperial de Tokio, un acto que siguieron desde otro salón decenas de jefes de Estado y de Gobierno que llegaron a Japón para esta ocasión, entre ellos los Reyes de España.

Al acto participaron unos dos mil invitados que incluían representaciones de 194 países y del pueblo nipón, con lo que se establece su liderazgo a la cabeza de la monarquía reinante más antigua del mundo.

El nuevo soberano, de 59 años, se convirtió en el 126º emperador de Japón el pasado 1 de mayo, un día después de la abdicación de su padre Akihito, de 85 años, algo nunca visto en esta dinastía desde hacía más de dos siglos.

Akihito anunció en 2016 su intención de abdicar en favor de su hijo mayor, debido a que el deterioro de su salud le impedía garantizar en “cuerpo y alma” sus funciones como símbolo del Estado. Se aprobó entonces una ley excepcional –sólo válida para él– con el fin de permitirle ceder el trono en vida, después de 30 años de la era de Heisei (“paz en todos lados”).