El último censo provisional constata la existencia de 32 camadas

– Los resultados del censo provisional del lince ibérico confirman el nacimiento de 72 ejemplares en estado salvaje durante esta temporada de cría, fruto del parto de 34 hembras. Este inventario, elaborado por los técnicos del proyecto Life+Iberlince y coordinado por la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, se encuentra en la actualidad al 40 por ciento de su ejecución.

Además del nacimiento de estos cachorros el censo ha constatado la existencia 32 camadas distribuidas en las distintas áreas de presencia de este felino. En concreto, ocho en la zona de Doñana-Aljarafe con, al menos, 18 cachorros; seis, en el área de Guarrizas, seis camadas con, al menos, 19 cachorros; en Andújar y Marmolejo, ocho camadas con 14 cachorros; en Cardeña y Montoro, cinco camadas, con diez cachorros; y en Guadalmellato, siete camadas con un mínimo de once cachorros. En total, en Sierra Morena se han detectado un total de 26 camadas con 54 cachorros.

En 2017 el número de hembras territoriales en Andalucía ascendió a 109 ejemplares y 129 cachorros, unos datos que, aún en el ecuador del censo, indican que se superarán los números precedentes. Fuera de Andalucía, sólo se tiene información de Castilla-La Mancha donde por el momento se han censado un total de 16 nuevos cachorros. Esta cifras suponen haber alcanzado y superado los objetivos planteados en el proyectos Life+Iberlince, en su último año de vigencia. Un hecho que se convierte en el principal aval para la aprobación del nuevo Proyecto Life+Iberlince II, con el que se prevé consolidar las áreas de reintroducción actuales y su interconexión para facilitar un flujo genético natural y evitar así la endogamia.