Un grupo de 90 voluntarios ha custodiado durante 14 días los huevos

Un total de 50 tortugas boba (Caretta caretta) han nacido hoy del nido custodiado en la playa de La Punta muy cercana al Parador de El Saler (Valencia).  Los huevos han estado enterrados en una zona protegida junto parador, donde 90 voluntarios los han vigilado 24 horas durante 14 días.

Este año el “Campamento Tortuga” se vio afectado por el fuerte temporal sufrido la costa mediterránea. Antes de su desalojo, los voluntarios cubrieron el nido y cavaron zanjas para evitar que la marea llegara al nido. Esta mañana, un experto de la Universidad de Valencia ha abierto el nido para examinarlo comprobando que ya habían nacido las pequeñas tortugas y estaban preparadas para salir del nido. Los 80 cm de arena compactada que había dejado el fuerte temporal hubiera dificultado mucho la salida de las crías por lo que se ha optado por extraer a las tortugas del nido a mano.

La gran parte de estas tortugas serán devueltas al mar la semana que viene en la Playa Serradal (Castellón), donde desovó los huevos su madre y donde se espera que su instinto le haga volver a recibir a sus crías. A partir de ese momento, una parte de ellas (sobre un 20%) permanecerán un año en cautividad en el Oceanogràfic para que crezcan y se puedan marcar con un dispositivo satélite por la Universitat Politècnica de València para su seguimiento y estudio una vez sean devueltas al mar.

El amplio esfuerzo que se está dedicando a esta iniciativa, puesta en marcha por la ONG Xaloc y el propio Parador de El Saler, se debe a que esta especie marina se encuentra amenazada. La población mundial de tortuga boba se cataloga como especie “vulnerable” por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

El desove de tortugas bobas en las costas españolas es un fenómeno muy poco frecuente. En los últimos dos siglos no hubo ni un solo registro, hasta que se localizó un primer nido en Andalucía en 2001. Este es el quinto nido del que se tiene constancia desde 2007 de tortuga boba en la Comunitat Valenciana.

Los expertos consideran que las tortugas pueden estar empezando a desovar en las costas mediterráneas españolas empujadas por el aumento de la temperatura del agua en Grecia o Turquía, países donde ese fenómeno es frecuente.

Esta es una propuesta de conservación liderada por la Generalitat Valenciana que, además, responde a la realidad de que un nido sin vigilancia en una playa turística en época estival tiene pocas posibilidades de sobrevivir. Por ello, en el momento en el que se localizó el lugar en el que una tortuga había depositado sus huevos se trasladaron por parte de técnicos de la Universitat de València.

El nido se instaló en una zona de playa protegida en un área de la reserva integral del Parque Natural de l’Albufera, cerrada al uso público y situada junto al Parador de El Saler, para aumentar las posibilidades de supervivencia de los huevos. En el nido se encontraron 112 huevos; 32 de ellos se llevaron a las instalaciones del ARCA del Mar de la Fundación Oceanogràfic para su gestación en incubadora, donde nacieron 9 tortugas.  El resto, 80 huevos, se trasladaron a la playa de El Saler.