Los enfrentamientos entre el Ejército de Salvación Rohinya de Arakan y el Ejército de Myanmar durante el último mes son la causa de los desplazamientos.

Los movimientos de tropas y los enfrentamientos continuaron en los últimos días después de los ataques del grupo insurgente Rohingya a puestos de la policía en el municipio de Buthidaung el 4 de enero.

Los desplazados se refugian en monasterios y otros espacios comunales en varios municipios.

Las autoridades del estado de Rakhine, la Cruz Roja, las organizaciones locales y las comunidades anfitrionas han brindado asistencia, principalmente alimentos, dinero en efectivo y otros artículos de socorro.