Celebración de la jornada Mujeres IFMA España: cambiando el futuro

Tenemos cualidades muy demandadas en el mercado. En época de pandemia, ser proactivas, flexibles, humanas, creativas, resilientes, colaborativas, nos va a permitir desarrollarnos más. Se pueden romper los esquemas y estamos en el camino”, han expuesto las seis componentes de la mesa redonda ‘Mujeres IFMA España: Cambiando el futuro’, celebrada este viernes de forma virtual por la Asociación Española de Facility Management para poner en valor el papel de la mujer en la transformación de las empresas por la pandemia.

El encuentro ha contado con la participación de expertas del sector como Raquel Cruz, directora de división en ISS Facility Services España, directora de la Comisión de Diversidad e Inclusión de IFMA España y moderadora del evento; Carmen Castellano, Business Unit Manager CT Activa Solutions; Eva Morillas, del departamento de Proyectos de Ilunion Facility Services; Marta Sevila, consultora estratégica en Gestión del Cambio; Soledat Berbegal, Branding Reputation Counsellor Director – ACTIU y Jordana Galicia, Head of marketing and communication en ISG Iberia.

Todas ellas, tuvieron ocasión de hablar de muchos temas. No sólo centraron su mensaje en trasladar la importancia que tiene la mujer en el Facility Management y más, hoy en día, sino que también tocaron otros muchos asuntos de gran interés para todos, como fueron el teletrabajo, la retención del talento, el liderazgo, la igualdad de género, la conciliación, la gestión del cambio, etc.

Retención del talento

Uno de los cambios más claros que la crisis del Covid-19 ha instaurado en las empresas es la forma de retener el talento. Eva Morillas, ha señalado que aún más con la pandemia, “las organizaciones tienen que cambiar lo que le ofrecen al trabajador y apostar por elementos que le satisfagan a nivel personal, a su bienestar, y a la conciliación”. Para ello, ha razonado, se necesita “un modelo organizativo basado en la confianza con líderes tecnológicos”. Con esto, según la experta, se obtendrán “más beneficios por el aumento de la productividad, más fijación hacia la empresa y equipos más diversos y de distintas ciudades”.

Nueva regulación

Las ponentes coincidieron en que cómo se concrete la regulación del teletrabajo que el Gobierno ha propuesto implantar es clave para que las organizaciones puedan adoptar medidas para fomentar la conciliación o el trabajo desde cualquier lugar. “Dependiendo de quién tenga que asumir los costes en prevención de riesgos laborales, o del grado de flexibilidad, dependerá si las empresas podrán permitírselo o no”, ha apuntado Raquel Cruz.

En este punto, un cambio de paradigma más cercano al teletrabajo también afectará a las ciudades, al paisaje urbano, al transporte o a las oficinas. “Si algo debemos aprender de esta pandemia es la necesidad de mantener reducidos los niveles de contaminación. Hay otras maneras de trabajar que nos permite cuidar el entorno”, ha señalado Carmen Castellano.

Por su parte, Soledat Berbegal ha hecho hincapié en la necesidad de no perder nuestra esencia y cultura, e incorporar la parte social a través de la tecnología. “Hay que poner en valor los espacios de las oficinas, que son una herramienta más y tienen que ofrecer una experiencia única para concentrar el conocimiento y la parte más humana. No nos olvidemos que somos seres sociales y necesitamos habilidades humanas para avanzar y captar talento”, ha explicado. Sin embargo, le preocupa que la visibilidad de la mujer quede mermada por un aumento del teletrabajo y la disminución de salidas profesionales para conectar con los equipos y o para crecer profesionalmente. “Desde casa se puede hacer marca personal, pero hay que equilibrarlo con las salidas”, ha concluido.

Por otro lado, Jordana Galicia ha apostado por un cambio en el modelo de comunicación interna de las empresas que llegue también a los que no acuden presencialmente a la oficina o viven en otro país. “El reto va a ser acercar al equipo que está físicamente lejos, con llamadas emocionales, detalles o un simple cómo estás”, ha expuesto.

Más perjudicadas laboralmente por la crisis,

La Encuesta de Población Activa (EPA) muestra que las mujeres han sido más golpeadas en la crisis del Covid-19. La tasa del empleo de las mujeres es un 11% más baja a la de los hombres, su tasa de paro está 3,5 puntos por encima y la brecha salarial se encuentra en un 12%. Recordando estos datos y las ventajas de tener un buen Plan de Igualdad, Marta Sevila ha puntualizado que “eso no significa que las mujeres no trabajen, sino que están más inmersas en la economía sumergida. En el ámbito empresarial, el impacto ha sido enorme. Tengo la sensación de que hemos dado un paso atrás”.

Un asunto en el que se ha puesto especialmente el foco es el de la educación. “No es tanto las oportunidades que tengas, sino las creencias internas que tengas para crecer”, ha razonado Carmen Castellano, haciendo alusión al necesario aprendizaje igualitario de los hijos en edades tempranas para superar la barrera cultural de la desigualdad.

En conclusión, las expertas cerraron la mesa redonda invitando a sus compañeros de profesión a la próxima edición y haciendo autocrítica: “En ocasiones nos falta capacidad de delegación (en los equipos y en el hogar), sentirnos merecedoras de nuestros logros y de nuestras capacidades y comunicar mucho más nuestros éxitos”.