El director de la OMS afirmó que, viendo la experiencia de países como Uruguay, Tailandia e Italia, “nunca es tarde para revertir el curso de la pandemia” a través de medidas fuertes de salud pública

Las muertes por COVID-19 alrededor de mundo ya alcanzan el millón, “una cifra atroz y escalofriante” aseguró este martes el Secretario General de la ONU, António Guterres. “Eran padres y madres, esposas y esposos, hermanos y hermanas, amigas, amigos y colegas.

El dolor se ha visto multiplicado por lo despiadado de esta enfermedad. El riesgo de infección ha mantenido a las familias lejos del lecho de estos enfermos y, con frecuencia, no ha sido posible el duelo ni celebrar la vida de esas personas”, aseguró en un mensaje en video.

Guterres expresó que sin embargo aún no se vislumbra el final de la propagación del virus, la pérdida de empleos, las disrupciones en la educación, el trastorno de la vida normal. “Pero podemos superar este desafío. Pero debemos aprender de los errores. Un liderazgo responsable es fundamental. La ciencia es importante. La cooperación es importante. La desinformación mata. Mientras continúa la búsqueda infatigable de una vacuna -una vacuna que debe estar disponible y asequible para todas las personas-, hagamos lo que está en nuestras manos para salvar vidas”, dijo.

El director de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Adhanom, afirmó que, viendo la experiencia de países como Uruguay, Tailandia e Italia, “nunca es tarde para revertir el curso de la pandemia” a través de medidas fuertes de salud pública. “Este es un momento para que todos nos unamos, en solidaridad, para luchar contra este virus. La historia nos juzgará por las decisiones que tomamos y no tomamos en los meses venideros. Aprovechemos la oportunidad y superemos las fronteras nacionales para salvar vidas y medios de subsistencia”, concluyó en un artículo de prensa.