Son datos difundidos por Unicef. Las estadísticas informan que el ébola mata a más del 50% de las personas afectadas, siendo los menores de edad el segmento de población más frágil de cara a esta enfermedad.

Si bien el reciente descubrimiento de dos tratamientos exitosos para combatir el virus, es un paso extremadamente positivo en la batalla contra el ébola, la realidad es que a menos que aquellos que muestran síntomas se presenten inmediatamente en un centro de tratamiento, continuará habiendo casos de contagio y muertes. Por eso, la necesidad de un intenso y continuo trabajo de concientización y participación comunitaria.

El representante de UNICEF en la República Democrática del Congo, Edouard Beigbeder, ha subrayado que la violencia y la inestabilidad, en zonas como Walikale, suponen nuevos desafíos para llegar a las comunidades afectadas y ha vuelto a pedir que todas las partes involucradas en la violencia garanticen que los equipos sanitarios puedan hacer su trabajo de manera segura y que quienes buscan ayuda puedan acceder a ellos sin temor a ser atacados.