El sacerdote herido en la explosión de la calle Toledo de Madrid, Rubén Pérez de Ayala, que fue ingresado grave en el Hospital de La Paz, ha fallecido este jueves de madrugada lo que eleva a cuatro el número de víctimas mortales del siniestro, han confirmado fuentes de la Archidiócesis de Madrid en su cuenta de Twitter.

En cuanto a los demás fallecidos, una de las otras tres víctimas mortales está aún pendiente de identificación, mientras que una mujer de 85 años y David Santos, que se encontraba revisando una de las calderas del edificio junto al sacerdote Rubén Pérez, completan la lista de fallecidos.