Mugabe murió este viernes en un hospital de Singapur rodeado de su familia. El ex-mandatario recibía tratamientos médicos en la ciudad asiática desde hacía cinco meses.

Primer presidente de Zimbabue tras su independencia del Reino Unido en 1980, Mugabe se mantuvo en el poder 37 años en los que lideró el país del sur de África con mano dura. Tras casi 4 décadas de mandato, en noviembre de 2017 el Ejército y su propio partido consumaron un golpe de Estado que forzaron finalmente su dimisión. 

Mugabe era considerado como un héroe para muchos de sus compatriotas, sobre todo para los más ancianos, y para muchos africanos, que le recordaban como el líder de la lucha por la independencia contra la minoría blanca terrateniente y la metrópoli británica. Por otros, es considerado como uno de los mejores ejemplos entre los grandes héroes anticoloniales africanos que, una vez en el poder, se convierten en férreos autócratas.