Compañero de Nelson Mandela en Robben Island, pasó 22 años en la cárcel tras ser condenado a cadena perpetua, en lugar de a pena de muerte como pedía el fiscal.