El Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY) ha condenado este miércoles al exlíder militar serbobosnio Ratko Mladic a cadena perpetua por genocidio, crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad.

Según la sentencia hecha pública este miércoles, Mladic “compartía la intención” y “el objetivo criminal” de exterminar a los musulmanes durante la guerra en Bosnia (1992-1995).

El ahora condenado ha sido hallado culpable de 10 de los 11 cargos de crímenes contra la  humanidad de los que estaba siendo juzgado. Se ha librado del cargo de genocidio por buscar el exterminio de la población bosniaca y bosniocroata.

Detenido en Serbia en 2011 tras 16 años de fuga, Mladic, de 74 años, era el último fugitivo del Tribunal, que cerrará sus puertas el 31 de diciembre.

Nada más conocerse la sentencia, el alto comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Ra’ad al Hussein, ha asegurado que se trata de una “victoria trascendental” de la Justicia.