La escalada en los ataques del Gobierno y sus fuerzas aliadas en Hama e Idlib, en el noroeste de Siria, está poniendo en grave peligro a miles de civiles. Hay cientos de víctimas y más de 150.000 desplazados.

El Secretario General de Naciones Unidas pidió a todas las partes “que respeten la ley internacional y protejan a los civiles” y que vuelvan a cumplir los acuerdos de alto el fuego que cubren las zonas controladas por la oposición en Idlib, Alepo y Hama.

Según la Oficina de Derechos Humanos, las fuerzas del Gobierno han intensificado los ataques en la zona desmilitarizada, lo que puede llevar a una contraofensiva de los grupos armados rebeldes, haciendo que resurja el conflicto.

“Al menos 27 civiles han muerto y 31 han resultado heridos desde el 29 de abril. Además, 11 hospitales y centros médicos y nueve escuelas han sido atacados.

Últimos bastiones de la oposición

Idlib, el norte de Hama, y el oeste de Alepo son las últimas zonas controladas por la oposición tras ocho años de guerra civil. En septiembre, Rusia (que apoya al Gobierno) y Turquía (que apoya a la oposición) acordaron un alto al fuego en la zona. Se estableció una “zona desmilitarizada” en la línea que separa a los bandos enfrentados.

Las fuerzas del Gobierno y de Rusia intensificaron los ataques aéreos el mes pasado en el sur de Idlib y el norte de Hama, alegando que atacaban posiciones del grupo yihadista Hayat Tahrir al Sham en respuesta a violaciones de la tregua.

Más de 152.000 personas han tenido que desplazarse hacia el norte, solo en la última semana, huyendo de la violencia, pero algunos grupos armados les impiden entrar en las zonas que controlan, en particular en el distrito de Afrin, al oeste de Alepo.

Este lunes las fuerzas del Gobierno comenzaron a avanzar por tierra y tomaron el control de pueblos en el norte de Hama. Los grupos armados respondieron con ataques en Latakia.

En toda Siria, los ocho años de conflicto se han cobrado cientos de miles de vida y 6,2 millones de personas siguen desplazadas.

Para enviar ayuda a casi 12 millones de sirios la ONU necesita 3.300 millones de dólares.