La situación en los últimos territorios controlados por el DAESH en Siria es la siguiente: en Deir-Ez-Zor, 13.000 personas, el 90% mujeres y niños, han llegado esta semana al campamento de Al Hol en Al Hassakeh huyendo de los combates en la zona.

Cada día siguen llegando más personas. Desde diciembre son más de 45.000 y el campamento está desbordado. Los supervivientes cuentan que decenas de civiles están siendo asesinados, se está destruyendo la infraestructura y no hay comida, medicinas y otros bienes básicos.

“El camino desde el centro de los combates a Al Hol es muy largo y cansado. Tenemos informaciones de que más de 84 personas han muerto en ese camino. La mayoría son niños menores de cinco años. Tengo informaciones de que 175 niños han sido hospitalizados por malnutrición aguda”, explicaba el portavoz de la Oficina de Coordinación de la Ayuda Humantiaria.

La ONU está respondiendo entregando a los que llegan al campamento comida, agua, ropa de abrigo y proporcionando atención médica.