Según el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (OSDH), los bombardeos han dejado al menos 40 muertos, entre ellos, una decena de civiles. Se calcula que ya hay más de 60.000 desplazados

Turquía sigue enviando tropas al norte de Siria. Decenas de autobuses con hombres y camiones con munición llegaron este jueves a un campamento militar en la ciudad siria de Tel Abyad, para sumarse a la ofensiva contra las milicias kurdas. Una ofensiva que, en apenas dos días, ha obligado a huir a decenas de miles de civiles de las zonas afectadas.

El OSDH, con sede en Londres e informantes en el país árabe, ha detallado que las localidades de Ras al Ain y Al Darbasiyá “han quedado casi vacías de población”. Durante la jornada del jueves, las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) han denunciado además la muerte de nueve civiles en bombardeos y ataques con artillería ejecutados por el Ejército turco.

Por su parte, las autoridades turcas han confirmado la muerte de seis civiles, entre ellos cuatro menores de edad, por el impacto de proyectiles disparados desde Siria contra varias localidades fronterizas.